top of page

Historia de un migrante Indio en Colombia

Actualizado: 19 may 2022

Historia de KAMALDEEP SINGH – Ciudadano de la República de la India


El día viernes 14 de Enero del año 2022, a las 6:23 am, me escribió por WhatsApp una persona la cual me manifestó que quería una asesoría y representación jurídica, y además me preguntó sobre si “¿se apoyan sólo colombianos?”, “o también extranjeros” y como muchos Colombianos conocemos, ese tipo de preguntas quieren decir que quien está hablando es un Venezolano, y desafortunadamente nunca hemos podido lograr ayudar de una forma integral poder ayudarles.


Lo pensé algunos minutos para contestarle, sin embargo lo hice pensando que a los clientes hay que atenderlos siempre de la mejor forma. Le pregunté su nombre y me respondió que se llamaba Armando y que “Soy indio…de la India”.


Le pedí que me contara su caso y así comienza esta historia.


Armando me contó que tenía un amigo en el área de tránsito en el Aeropuerto el Dorado, bajo la custodia de la Aerocivil. Señaló que el amigo se llama Kamaldeep Singh y que estaba deportado de México, que tenía Visa Peruana, pero que la Aerocivil no quería mandarlo para Perú, sino para la India. Que un familiar de Kamaldeep había comprado un pasaje desde Bogotá a San Pablo que luego iría hasta Delhi. Pero que la Aerocivil, no lo abordó en ese vuelo, sino que querían que comprara un pasaje Bogotá – Estambul, luego a Dubái y finalmente a Delhi.

Este pasaje vía Estambul – Delhi costaba por vuelo por Avianca Siete Mil Dólares (USD$7.000), y que el pasaje que ellos habían comprado sólo costaba Tres Mil Dólares (USD$3.000). Que tampoco querían que pudiera regresar a Perú ya que Kamaldeep tenía Visa Peruana.


Nuestro trabajo muchas veces nos impulsa a estudiar temas que a veces no conocemos, especialmente estos que tienen que ver con personas que viven en el otro extremo del mundo y que por hablar otros idiomas se dificulta la comunicación. Sin embargo me dispuse a poner todo el empeño para ver cómo le podíamos ayudar.


Armando, la persona que me contactó sabía hablar español lo que fue de gran ayuda al intermediar entre Kamaldeep y yo, y poder conocer más de lo que estaba ocurriendo. Armando estaba muy afanado, pero yo no sabía por qué razón lo estaba. Como siempre lo hacemos, le pedí información acerca de los hechos para poder hacer un diagnóstico, y manifestar cuál era el camino que se debía recorrer.


Mientras le preguntaba sobre los hechos Armando me manifestó en diferentes oportunidades que Kamaldeep estaba siendo retenido por la Aerocivil, ya que le solicité que me informara si tenían algún tipo de resolución por parte de Migración Colombia frente a su situación Jurídica al pisar suelo Colombiano. Me manifestó que no le habían dado ningún documento. Cosa muy extraña porque siempre los funcionarios Públicos Colombianos saben que deben notificar cualquier decisión a los ciudadanos.


Le pregunté por qué razón lo habían deportado de México, él me respondió que por un documento falso lo deportaron a Bogotá.


Armando me propuso que Kamaldeep me llamara y me pasara a un funcionario de la Aerocivil, sin embargo le manifesté que no creía que algún funcionario estuviera hasta la noche, ya que esta conversación duró todo el día viernes. Que conversáramos el día siguiente. Así fue.


En la conversación del día siguiente quedamos en que iría hasta el Aeropuerto el Dorado para hablar con Kamaldeep, si la Aerocivil nos permitía un traductor, y poder hablar con una autoridad para conocer cuál era la resolución que administrativa que nos permitiría conocer cuál era el estado Jurídico en que se encontraba el ciudadano de la República de la India.


También me contó Armando que Kamaldeep se encontraba hacía ya cuatro días en el Aeropuerto, comiendo con sus recursos económicos, durmiendo en las sillas de la Sala 48 A-B-C- en las que no había ni siquiera una silla confortables para poder dormir, es decir que tenía que dormir sentado o dormir en el piso, sin cobija, en el frío intenso de un suelo en la Ciudad de Bogotá, tampoco un baño donde pudiera asearse.


A las tres de la tarde del día 15 de Enero del año