Historia de un migrante Indio en Colombia

Actualizado: 19 may

Historia de KAMALDEEP SINGH – Ciudadano de la República de la India


El día viernes 14 de Enero del año 2022, a las 6:23 am, me escribió por WhatsApp una persona la cual me manifestó que quería una asesoría y representación jurídica, y además me preguntó sobre si “¿se apoyan sólo colombianos?”, “o también extranjeros” y como muchos Colombianos conocemos, ese tipo de preguntas quieren decir que quien está hablando es un Venezolano, y desafortunadamente nunca hemos podido lograr ayudar de una forma integral poder ayudarles.


Lo pensé algunos minutos para contestarle, sin embargo lo hice pensando que a los clientes hay que atenderlos siempre de la mejor forma. Le pregunté su nombre y me respondió que se llamaba Armando y que “Soy indio…de la India”.


Le pedí que me contara su caso y así comienza esta historia.


Armando me contó que tenía un amigo en el área de tránsito en el Aeropuerto el Dorado, bajo la custodia de la Aerocivil. Señaló que el amigo se llama Kamaldeep Singh y que estaba deportado de México, que tenía Visa Peruana, pero que la Aerocivil no quería mandarlo para Perú, sino para la India. Que un familiar de Kamaldeep había comprado un pasaje desde Bogotá a San Pablo que luego iría hasta Delhi. Pero que la Aerocivil, no lo abordó en ese vuelo, sino que querían que comprara un pasaje Bogotá – Estambul, luego a Dubái y finalmente a Delhi.

Este pasaje vía Estambul – Delhi costaba por vuelo por Avianca Siete Mil Dólares (USD$7.000), y que el pasaje que ellos habían comprado sólo costaba Tres Mil Dólares (USD$3.000). Que tampoco querían que pudiera regresar a Perú ya que Kamaldeep tenía Visa Peruana.


Nuestro trabajo muchas veces nos impulsa a estudiar temas que a veces no conocemos, especialmente estos que tienen que ver con personas que viven en el otro extremo del mundo y que por hablar otros idiomas se dificulta la comunicación. Sin embargo me dispuse a poner todo el empeño para ver cómo le podíamos ayudar.


Armando, la persona que me contactó sabía hablar español lo que fue de gran ayuda al intermediar entre Kamaldeep y yo, y poder conocer más de lo que estaba ocurriendo. Armando estaba muy afanado, pero yo no sabía por qué razón lo estaba. Como siempre lo hacemos, le pedí información acerca de los hechos para poder hacer un diagnóstico, y manifestar cuál era el camino que se debía recorrer.


Mientras le preguntaba sobre los hechos Armando me manifestó en diferentes oportunidades que Kamaldeep estaba siendo retenido por la Aerocivil, ya que le solicité que me informara si tenían algún tipo de resolución por parte de Migración Colombia frente a su situación Jurídica al pisar suelo Colombiano. Me manifestó que no le habían dado ningún documento. Cosa muy extraña porque siempre los funcionarios Públicos Colombianos saben que deben notificar cualquier decisión a los ciudadanos.


Le pregunté por qué razón lo habían deportado de México, él me respondió que por un documento falso lo deportaron a Bogotá.


Armando me propuso que Kamaldeep me llamara y me pasara a un funcionario de la Aerocivil, sin embargo le manifesté que no creía que algún funcionario estuviera hasta la noche, ya que esta conversación duró todo el día viernes. Que conversáramos el día siguiente. Así fue.


En la conversación del día siguiente quedamos en que iría hasta el Aeropuerto el Dorado para hablar con Kamaldeep, si la Aerocivil nos permitía un traductor, y poder hablar con una autoridad para conocer cuál era la resolución que administrativa que nos permitiría conocer cuál era el estado Jurídico en que se encontraba el ciudadano de la República de la India.


También me contó Armando que Kamaldeep se encontraba hacía ya cuatro días en el Aeropuerto, comiendo con sus recursos económicos, durmiendo en las sillas de la Sala 48 A-B-C- en las que no había ni siquiera una silla confortables para poder dormir, es decir que tenía que dormir sentado o dormir en el piso, sin cobija, en el frío intenso de un suelo en la Ciudad de Bogotá, tampoco un baño donde pudiera asearse.


A las tres de la tarde del día 15 de Enero del año 2022 ya me encontraba en el Aeropuerto el Dorado. Le informé a Armando que me dirigía a las oficinas de Migración Colombia, para preguntar sobre el estado en que se encontraba Kamaldeep. Estando allí luego de una larga fila, me atendió una funcionaria de Migración, a la que le pregunté por Kamaldeep Singh, y en qué estado se encontraba, y que él manifestaba que no le habían dado un documento que le informara cuál era su estado Jurídico en el País.


La funcionaria me manifestó que Kamaldeep se encontraba en tránsito para ser deportado a su País de origen.


Le pedí que me diera copia de la resolución que manifestara las razones por las cuales estaba siendo deportado, la señora funcionaria me dijo que era decisión de la autoridad Migración y que nada se podía hacer. Sin embargo le insistí, ya que todo ciudadano en Colombia tenía el derecho de conocer cuál era su estado jurídico. La señorita funcionaria de migración me empezó a alzar la voz diciéndome que ya nada se podía hacer que el Ciudadano Indio se encontraba en custodia de la Aerolínea Avianca, que ellos eran los encargados de hacer cumplir la decisión.

La verdad nunca había visto a un funcionario público en Colombia comportarse de esa forma tan agresiva y amenazante. Me sorprendió por lo que decidí sacar mi celular para grabar, y la señora funcionaria me gritó manifestándome que en ese lugar no se podía grabar. De la sorpresa tan incómoda e inesperada me alcancé a confundir por lo que estaba pasando por lo que no logré grabar el momento lamentablemente.


En mi aturdimiento por lo sucedido, me fui a tomar un café con la intención de relajarme un poco, pensar y analizar qué debería hacer en adelante.


Busqué un lugar donde pudiera olvidar un poco lo que había sucedido, sin embargo no pude lograrlo, ya que ha sido una de las peores experiencias en mi vida, no por lo que me dijo la funcionaria de Migración, o por el daño que me hubiera causado; sino porque me sentí terrible, me sentí humillado, maltratado, impotente y finalmente no entendía las razones por las cuales no me quiso dar información relacionada con Kamaldeep. Lo que sí logré fue encontrar un excelente lugar para tomar un café. La verdad fue una buena experiencia, el café estaba delicioso y logré sentarme en una gran ventana que permitía ver a los aviones que estaban cargando y descargando pasajeros. Me permitió ver no sólo por la ventana, sino lo importante que es el Aeropuerto el Dorado para Colombia, ya que es una ventana para el resto del Mundo. En el aeropuerto había muchos ciudadanos de diferentes partes del Mundo, y en ese momento mi mente logró volar un poco.


Pero no la dejé porque tenía mucho por hacer. Había que ayudar a Kamaldeep.


Mientras analizaba lo sucedido y lo que podría hacer para defender los derechos de Kamaldeep, recordé la película de Tom Hans donde era ciudadano de un país que había desaparecido y que tuvo que vivir muchos meses en una sala del Aeropuerto, porque su país había desaparecido por una guerra, y él ya no era más ciudadano de ese país. Ustedes la recuerdan?


Aunque en este caso, el caso de Kamaldeep, su país no estaba en guerra, tampoco había dejado de ser ciudadano, y nuestro país Colombia lo estaba tratando peor que a un prisionero de guerra, sin poder comer bien, sin dormir de forma cómoda y en condiciones indignas para su aseo personal.


Y pensé en lo que realmente estaba ocurriendo, ya que en Colombia existen leyes muy sólidas, e instituciones que las aplican y las defienden. Por lo que leí un poco acerca de las implicaciones Jurídicas Penales, así mismo le solicité a uno de nuestros mejores abogados Penalistas, concepto sobre lo que estaba ocurriendo; este excelente abogado me manifestó que podrían estar incurriendo en un secuestro con fines extorsivos.


Teniendo en mente estos posibles hechos, me dirigí a las oficinas de la Policía Nacional para

poner en conocimiento lo que estaba ocurriendo con el ciudadano Indio Kamaldeep. Manifestándoles que podrían estar incurriendo en un delito contra un Extranjero en Colombia. Allí la atención fue muy buena y diligente, porque llamaron directamente a un funcionario de un mayor grado de autoridad de Migración para que me explicara las razones por las cuales no me permitían ver a Kamaldeep y la posibilidad de conocer de la Resolución de Migración sobre el estado en que se encontraba Kamaldeep. El funcionario luego de una corta charla me dijo que buscaría las razones y los documentos y que me llamaría para informarme. Luego de más de cuarenta minutos esperándolo no llegó.


Volví a comunicarme con Armando el Ciudadano Indio, para informarle que no había podido obtener nada todavía, pero que me podría en la tarea de buscar a algún funcionario de la Aerocivil para que me dieran explicaciones. Luego de conversar un poco con un funcionario de la Aerocivil, este me dio todas las razones por las cuales Migración Colombia era quien tenía la Autoridad en este caso.


Cansado emocionalmente, decidí manifestarle al Armando que tendríamos que elaborar un poder para representar a Kamaldeep ante Migración Colombia y obtener la Resolución para conocer acerca de las razones por las cuales estaba retenido durante tanto tiempo, y viendo dicha decisión, mirar si podíamos apelar, impugnar o hasta Tutelar a Migración Colombia por la violación a los derechos del Ciudadano Kamaldeep.

Así fue Kamaldeep logró encontrar un lugar en la Sala 48 A-B-C- donde pudo imprimir un poder que le envíe a Armando, que luego le envió a Kamaldeep. Le tomó una foto y me la envió por medio de WhatsApp.


Teniendo ese poder en mis manos lo imprimí, en el único lugar que tiene el aeropuerto para sacar copias. Me costó la impresión Tres Mil pesos, y una copia mil pesos. La impresión y copia más costosas que he tenido que pagar en mi vida.


Radique dicho poder junto con un derecho de Petición que elaboré. Esperando que pudieran responder rápidamente. La respuesta a este derecho de Petición me llegó el pasado 27 de Enero del año 2022, en el que desconocen los Derechos invocados en este Derecho de Petición, sino que además no me aceptaron el Poder manifestando que el poder debía diligenciarse ante una Notaría, siendo que la Ley 806 de 2020, a razón de la pandemia del Covid, decretó que se podía omitir este requisito transitoriamente.


Como último recurso, recordando lo manifestado por Armando sobre quien tenía retenido a Kamaldeep, cuando me manifestaron que era la seguridad del Aeropuerto, busqué las oficinas de Opain, empresa que tiene concesionada la Operación del Aeropuerto el Dorado. Allí una funcionaria me ayudó a identificar que efectivamente la Aerolínea Avianca era la encargada del tránsito de Kamaldeep, y que ellos eran quienes tenían la responsabilidad por todo lo que venía sucediendo con lo que estaba ocurriendo con Kamaldeep. Me manifestó que no podía hacer nada, sino que yo debía dirigirme a Avianca para solicitarle me permitieran hablar con Kamaldeep.



Durante toda esta odisea para poder saber qué ocurría con Kamaldeep, por qué hace cuatros días lo tenían retenido en el Aeropuerto el Dorado en Bogotá, en una sala en esas condiciones tan difíciles, Kamaldeep por medio de Armando manifestó que me comunicaría con funcionarios de Avianca para que me indicarán las razones por las cuales no le permitieron abordar el vuelo que la familia de Kamaldeep había comprado y que era más económico. Esto nunca ocurrió ya que los funcionarios de Avianca nunca quisieron conversar vía telefónica conmigo.


Ya cumpliendo con todas las acciones que podía desarrollar en el Aeropuerto, decidí irme, para el día lunes poder continuar con las tareas para ayudar a Kamaldeep para que pudiera obtener un mejor trato, así como poder salir de esa sala en la que fue confinado. Armando me tuvo a tanto de lo ocurrido durante algunos días posteriores, en lo que me dijo que Kamaldeep se había contagiado de Covid, por lo que Avianca lo llevó a un Hotel cercano al Aeropuerto para que pasara la cuarentena y se recuperara. Sin embargo, posteriormente lo tuvieron que llevar hasta una Clínica para tratarlo.


Finalmente Kamaldeep tuvo que vivir una historia que podrá contar a sus hijos, de cómo fue retenido por las autoridades aeroportuarias en el Aeropuerto el Dorado en Bogotá Colombia, sin haber cometido algún delito.


Creemos que nuestra gestión le permitió una mejor situación estando allí en la sala 48 A-B-C-. Al poder acceder al baño, eso nos dijo la funcionaria de Opain, así como el compromiso del suministro de alimentos por parte de Avianca.


Con esta historia queremos hacerles conocer las posibles situaciones por las que puede pasar un emigrante en Colombia. Esperamos que esta historia no vuelva a ocurrir, y si a ustedes o a personas cercanas les ocurre; no duden en contactarnos para poderles brindar algún tipo de ayuda.



Contáctenos al Celular 3118823775 o escribiéndonos al WhatsApp:



#inviertecolombia #migracióncolombia #vivirencolombia #empresas #negocios



19 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo